Las colillas envenenan a los animales de la costa. Este vehículo de playa puede ayudar a limpiar todo eso

Edwin Bos disfruta del paisaje idílico: mar azul, sol brillante y sus dos hijos pequeños retozando en la playa de Scheveningen. Popular entre turistas y lugareños por igual, este tramo de 4,5 km de costa holandesa está lleno de animales acuáticos y dunas de hierba.

Pero para Bos, toda esa belleza se desvaneció rápidamente con un pequeño descubrimiento. Sucedió cuando su hijo de cuatro años cavaba en la arena y levantaba la mano para mostrarle a su padre un nuevo hallazgo

– ¿Qué hago con esto? Preguntó el chico. Tenía una colilla de cigarrillo en los dedos

– No es bueno, pensó el padre.

https://news.microsoft.com/europe/features/cigarette-butts-are-poisoning-shoreline-animals-this-beach-rover-may-help-clean-all-that-up/

Resultó que el paisaje estaba sembrado de colillas de cigarrillos. Bos vio de inmediato algunas cosas. Al principio, los bañistas tenían que cambiar de opinión si pensaban que al pegar los filtros usados ​​en la arena, la suciedad antiestética ahora era inofensiva. En segundo lugar, encontraría una forma de resolver el problema.

Dos años más tarde, Bos y su colega Martijn Lukaart construyeron una máquina de limpieza de playas móvil que puede detectar colillas de cigarrillos, arrancarlas y depositarlas en un recipiente seguro. Bos y Lukaart son los cofundadores de TechTics, una empresa de consultoría con sede en La Haya que resuelve problemas sociales con tecnología.

Su prototipo, llamado “BeachBot” (BB para abreviar), utiliza inteligencia artificial (IA) para aprender a encontrar mejor los filtros dispersos, incluso si están parcialmente enterrados en la arena. BeachBot ya llevó a cabo una demostración en la playa de Scheveningen durante el Día Mundial de la Limpieza en septiembre pasado. Está prevista otra demostración para este verano.

“Es un lugar hermoso”, dice Bos, que vive cerca de la playa en Scheveningen. En los días de lluvia y viento, le gusta pasear por las secciones menos concurridas cuando parece tener la arena para él solo. “Realmente me sorprende que todas estas cosas estén por ahí.

“Los filtros de cigarrillos están llenos de microplásticos”, agrega. “Es malo que acaben en la naturaleza”.

Cuando el agua entra en contacto con las colillas de cigarrillos desechadas, los filtros filtran más de 30 sustancias químicas que son “muy tóxicas” para los organismos acuáticos y “un gran problema de desechos peligrosos”, según un estudio realizado en febrero por científicos del gobierno estadounidense. Algunas de estas sustancias químicas también se han relacionado con el cáncer, el asma, la obesidad, el autismo y un coeficiente intelectual más bajo en los seres humanos.

Cada año, 4,5 billones de colillas de cigarrillos terminan en el medio ambiente. Los fragmentos fibrosos, que pueden tardar 14 años en descomponerse, son “la forma más común de artículos personales que se encuentran en las playas”, según un estudio de 2019 realizado por científicos brasileños. A lo largo de la costa envenenan lentamente tortugas marinas, aves, peces, caracoles y otros seres vivos.

Desafortunadamente, muchos visitantes de la playa de Scheveningen están familiarizados con mucha basura que está tirada en la orilla: tapones de plástico, botellas de vidrio, envoltorios de caramelos y todos los filtros de algodón de los cigarrillos.

https://news.microsoft.com/europe/features/cigarette-butts-are-poisoning-shoreline-animals-this-beach-rover-may-help-clean-all-that-up/

“Quiero que mis hijos puedan sentarse descalzos en la arena sin gafas o colillas de cigarrillos por ahí”, dice Oscar de Grave, un profesor de finanzas que vive cerca de la playa en Scheveningen. “Una playa limpia es muy importante para mí”.

Este objetivo lo comparten decenas de lugareños. Para lograr esto, Bos y el equipo de TechTics desarrollaron el primer algoritmo de detección basado en inteligencia artificial que detecta específicamente las colillas de cigarrillos. Trabajaron con estudiantes de la Universidad Técnica de Delft (Países Bajos) para desarrollar BeachBot, que depende de la IA para su trabajo.

Pero enseñar al robot a encontrar su presa requiere mucha gente. TechTics tiene que mostrarle al robot (y especialmente al sistema de IA) miles de fotos de colillas de cigarrillos, todas en diferentes estados, por ejemplo parcialmente ocultas, para que las reconozca y las recuerde.

Para recopilar estas fotos, Bos y su equipo recurrieron a Microsoft Trove, una aplicación que conecta a los desarrolladores de inteligencia artificial con fotógrafos a través de un mercado de datos transparente. Trove establece un intercambio directo de fotografías a un valor justo de mercado. En ese caso, las personas pueden enviar sus fotos y TechTics pagará a los contribuyentes 25 centavos directamente por cada imagen que acepte.

TechTics tiene como objetivo recopilar 2.000 fotos a través de Trove. Hasta la fecha, ha recibido alrededor de 200 imágenes útiles.

“El sistema aprende a ver imágenes como un niño que ve un objeto por primera vez”, dice Christian Liensberger, director de programas de Trove, un proyecto de garaje de Microsoft.

Trove se basa en la idea de que a las personas se les debe pagar por sus datos, como las fotos que publican, en lugar de regalarlos en las redes sociales o plataformas de comunicación, dice Liensberger. Y ese proceso debe ser controlado y transparente para que las personas puedan ver cómo se utilizan sus datos.

“Con esta transparencia, muchos (colaboradores de Trove) tienen la sensación de ser parte de un equipo, que lo están haciendo juntos, que realmente están ayudando”, dice Liensberger. “Es importante que la gente contribuya a algo que dure”.

Los usuarios de Trove pueden elegir cuándo participar. Trove puede recopilar todo tipo de datos y actualmente admite una amplia variedad de proyectos de IA.

La misión de Trove también está profundamente arraigada en el compromiso de Microsoft con la IA responsable, que busca el avance ético de la IA poniendo a las personas en primer lugar.

https://3er1viui9wo30pkxh1v2nh4w-wpengine.netdna-ssl.com/wp-content/uploads/prod/sites/93/2021/06/BeachBot.jpg

“Este BeachBot está orientado a las personas”, dice Liensberger.

“El bot hace todo el trabajo de campo. Va a la playa y es el héroe de la limpieza”, añade. “Pero para limpiar necesitas a todas estas personas que te brinden datos consistentes. De lo contrario, el robot se verá envuelto en situaciones nuevas que no comprenderá. Estas máquinas solo funcionan gracias a las personas”.

En Scheveningen Beach, la ruta más rápida hacia una costa más limpia es el trabajo en equipo entre humanos y robots móviles, concuerda Bos.

“Esa es la parte más interesante de nuestro concepto: tenemos interacción humano-robot donde el público puede ayudar a que los robots sean más inteligentes”, dice Bos.

Y en el camino, a medida que las personas toman y comparten miles de fotos de colillas de cigarrillos que contaminan el planeta, también están creando conciencia sobre la basura y potencialmente convenciendo a otros para que dejen de tirar la basura en primer lugar.

“Creemos que nuestra solución robótica puede no ser la solución definitiva a este problema al final, ya que el mayor problema con la basura sigue siendo el comportamiento humano”, dice Bos. “Tenemos que asegurarnos de mantener limpias nuestras playas”.

El BeachBot, que mide alrededor de 80 centímetros de ancho, ha demostrado que puede hacer mucho. En su primera demostración, recogió 10 colillas de cigarrillos en 30 minutos. La máquina, que rueda sobre la arena sobre cuatro ruedas de aspecto voluminoso, mira hacia adelante (para evitar personas y objetos) y hacia abajo con dos cámaras a bordo.

En cuanto detecta un filtro, baja dos brazos de agarre que empujan la arena y agarran el filtro, que se levanta y se coloca en un recipiente interior. Más tarde, la gente puso ese cubo en un contenedor de basura. El prototipo funciona con baterías y actualmente puede funcionar durante aproximadamente una hora.

TechTics ahora está desarrollando dos robots más pequeños, los “dos pequeños ayudantes” que se centran exclusivamente en el reconocimiento. Con el tiempo, funcionarán como un trío. Los robots más pequeños trazarán un mapa de la playa. Si encuentran colillas de cigarrillos, pueden notificar a BeachBot (u otros vehículos de limpieza de playas como tractores) para solicitar su eliminación.

https://news.microsoft.com/europe/features/cigarette-butts-are-poisoning-shoreline-animals-this-beach-rover-may-help-clean-all-that-up/

Los robots cartográficos también se basarán en fotografías aportadas a través de Trove.

“Empezamos con las colillas de cigarrillos. Es la cosa más sucia del mundo”, dice Bos. “Queremos que los robots reconozcan otros tipos de basura en el futuro”. Estipula que los robots funcionan de forma autónoma y funcionan con energía solar.

Estas son algunas de las nuevas esperanzas que Bos está trayendo ahora a la playa. También usa sus propias pinzas en algunas visitas.

En su tiempo libre, Bos lleva a sus hijos a través de las dunas de Scheveningen, donde usan tenazas para recoger cada pedazo de basura que encuentran. En una hora de caminata, pueden llenar una bolsa de basura entera.

Mientras deambulaba, a veces se imagina a las personas que dejaron estas pequeñas cosas atrás, aparentemente pensando que alguien más va a limpiar el desastre en él. Y sueña con un equipo de robots que vagarán por la arena y algún día enseñarán a las mismas personas a cuidar mejor su planeta.

Relacionados:

Smartket
Logo