Universidad surcoreana paga a sus estudiantes con criptomonedas por sus excrementos

Por una buena razón, un nuevo inodoro le da un uso a la caca

El inodoro BeeVi, diseñado por un profesor del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de Ulsan, alimenta parte de un edificio universitario con desechos humanos. Se anima a los estudiantes a usar el baño con una oferta de moneda virtual que luego pueden canjear por café recién hecho, frutas y libros.

https://www.reuters.com/world/asia-pacific/south-korean-toilet-turns-excrement-into-power-digital-currency-2021-07-09/

“Si pensamos de manera diferente, las heces son valiosas en la producción de energía y estiércol”, dijo a Reuters Cho Jae-weon, el diseñador del inodoro.

Los excrementos se han considerado durante mucho tiempo una fuente de energía. En 2019, BMW anunció que se asociaría con una granja lechera para suministrar excrementos de vaca a la carga de automóviles eléctricos de California. El zoológico de Denver ya estaba alimentando un vehículo con excrementos de animales en 2012.

Cuando alguien usa el inodoro BeeVi, las heces se bombean al vacío a un tanque subterráneo para ahorrar agua. Los desechos son degradados por microorganismos y convertidos en gas metano, que luego sirve como fuente de energía para una estufa de gas, una caldera de agua caliente y una celda de combustible de óxido sólido

El nombre del inodoro operado por humanos combina las palabras “abeja” y “visión”.

https://www.reuters.com/world/asia-pacific/south-korean-toilet-turns-excrement-into-power-digital-currency-2021-07-09/

Los estudiantes ganan 10 unidades de una moneda digital llamada “Ggool“, que en coreano significa “miel”, todos los días que usan el baño. Como parte de este sistema de moneda desarrollado por Cho, los estudiantes escanean un código QR en un mercado de Ggool en el campus para pagar los productos.

Cho dijo que la persona promedio vaciaba alrededor de 500 gramos, o 2.11 tazas, al día. Ese desperdicio se puede convertir en suficiente metano y luego en suficiente electricidad para mantener un automóvil en funcionamiento durante tres cuartos de milla.

Pero, ¿qué piensan los alumnos de ofrecer sus excrementos para alimentar el edificio? Algunos parecen estar de acuerdo. Un estudiante de posgrado dijo a Reuters: “Solo pensaba que la materia fecal estaba sucia, pero ahora es un tesoro de gran valor para mí”.

Smartket
Logo